Encuentros con la familia en Navidad

Posted on Actualizado enn

La mayoría de los abusos sexuales ocurren en el entorno familiar. Al llegar diciembre, una pregunta frecuente en el GAM es: ¿Cómo estáis ahora que llega la Navidad y muchos vais a volver a ver a la persona que os abusó?

En estos días muchas familias se reúnen y es probable que haya un encuentro entre abusados y abusadores. En algunas ocasiones el secreto ha salido a la luz y está ya hablado y recolocado. Puede haber un encuentro con el abusador o no, dependiendo de la historia y la solución que se haya tomado, pero el dolor está sanado.

En otras ocasiones la familia está aún escindida porque unos apoyan al abusador (por no creer al abusado) y otros a la persona que ha sido abusada, y en ésta hay tensión, malestar, desgarro y dolor por la incomprensión.

Cuando no se ha contado nada, el secreto permanece y el dolor agudo se encierra dentro del ser abusado. En esos encuentros con el abusador se palpan tensiones en la familia, el dolor sale de forma indirecta y la incomodidad se percibe en el ambiente pero es importante ser conscientes de que ahora somos adultos, de que tenemos herramientas para defendernos y de que podemos hacerlo.

En este ultimo caso algunas veces nos preguntamos si es el momento de sacar todo este dolor a la luz y es cuando nos tenemos que plantear qué pasa si soltamos esta “bomba” en la familia: cómo van a reaccionar, si nos apoyarán o nos rechazarán, si nos creerán o no, si realmente esto ya beneficia a alguien o solo nos daña a todos, quién gana con esta revelación en este momento, etc.

Estas dudas se plantean una y otra vez en el GAM y entonces buscamos soluciones dependiendo del contexto, de la problemática y de las personas implicadas. No hay una respuesta generalizada que podamos dar, pero lo que sí sabemos es que es el momento de pararnos a reflexionar y buscar una buena solució

2 comentarios sobre “Encuentros con la familia en Navidad

    Beatriz del Valle García escribió:
    / en /

    En mi caso tampoco hay solución, me niego a sentarme en la misma mesa y a mantener relación alguna que la persona que me hizo mierda y con las personas que lo consintieron

    Némesis escribió:
    / en /

    Pues en mi caso, no mantengo relación con mi agresor ni con aquellos que le apoyan. De hecho me he “divorciado” de toda la familia. Y ya hace años que vivo esta situación. Debería estar acostumbrada. la herida está trabajada y superada en muchos aspectos. Pero no sé porqué, en estos día me siento todavía demasiado sensible.

    ¿Solución? ni idea. Para mí, esperar a que pase la época con paciencia. Sé que es sólo un bache que pasará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s