familia

Detectar el acoso escolar en vacaciones

Posted on Actualizado enn

 

Hoy empiezan las vacaciones de navidad y es un buen momento para observar a nuestros hijos. Si durante el trimestre han tenido síntomas como dolores de cabeza, de tripa o diarreas, y en vacaciones dejan de tenerlos, debemos hablar con ellos para saber si hay algo que les preocupe o si les está ocurriendo algo difícil en el colegio.

En este artículo podemos ver algunos consejos para preguntar y hablar sobre el acoso. Ver artículo.

captura-de-pantalla-2016-11-25-a-las-17-22-05

10 consejos para explicar a tus hijos pequeños como protegerse en la red

Posted on Actualizado enn

La red es extensa y cada día nos sorprende con mayor acceso a todo tipo de contenidos y personas. Desgraciadamente también amplía el acceso a contenidos y personas no beneficiosas para nosotros y lo que es peor, amplía el acceso a nuestros datos a personas que podrían utilizarlos con fines poco éticos.

En estos casos, aunque también deben cuidarse los adultos, los más desprotegidos son los menores, a los que debemos prestar especial atención en su acceso a la red.

La pedagogía y la información resultan esenciales, pero sobretodo la claridad y simplicidad en el mensaje harán que lleguen realmente a nuestros pequeños y aprendan a defenderse de estos riesgos de manera autónoma.

Marcelino Madrigal conjuga todo esto en una lista de “10 consejos para explicar a tus hijos pequeños como protegerse en la red” que puedes leer aquí.

captura-de-pantalla-2016-10-05-a-las-15-08-18

 

Espacio Abierto

Posted on Actualizado enn

Este blog nació para que todos los supervivientes, parejas y familiares de supervivientes tuvieran un espacio donde expresarse, compartir, preguntar, pedir consejo, etc…

Para que cada uno tenga más probabilidades de ser leído o de obtener respuesta, cada uno de los comentarios que nos dejéis en Espacio Abierto los iremos publicando como entradas de forma anónima, a no ser que nos indiquéis lo contrario.

Espacio Abierto: “Por primera vez pensé en mí”

Posted on Actualizado enn

Este fin de semana fue algo complicado. Resulta que al comenzar el verano decidí no ir más la domicilio familiar, han pasado tres meses y este fin de semana pasado iba a ir, ya tenía mi billete de avión, mi maleta hecha pero yo estaba tan asustada…. Me dolía el estómago, sentía una opresión en la garganta y un temblor que no podía dejar de llorar, me pregunté por qué estaba así.

Llevo algo más de 15 años viajando y nunca había sentido tanto rechazo……. a pesar de cómo me sentía decidí ir, estuve toda la tarde rezando para que pasara algo, algo que me impidiera ir…… salí con el tiempo justo para llegar al aeropuerto y me quedé…..cambié el billete y llamé para decir que no me encontraba bien, todas las sensaciones físicas que describo se fueron, apareció la culpa, iba y venía, no era constante……

Mi sensación era de incredulidad, ¡¿Cómo había sido capaz de hacerlo?! No me lo creía, nunca he hecho nada por mí, siempre los demás, siempre las necesidades, las demandas de los demás ¿Y yo? Ya se me quitaría, yo siempre podía esperar…….. Esta vez fue diferente, quizás porque volví a tocar fondo, quizás porque como siempre digo, estoy cansada, quizás porque deseo con más fuerza que nunca que quiero ser feliz.

Me queda la culpa, el deber, no es tan fuerte como hace años, como hace meses, pero está, martilleando mi cabeza, mi corazón, he buscado ayuda, lo recomiendo, las veces que haga falta, nunca estaremos en el mismo punto a pesar de volver a hacer terapia, no somos las mismas que hace un tiempo, que ayer……

Aún no me creo que haya sido capaz de pensar en mí, por primera vez en mi vida, protegerme y cuidarme, lloré, sentí la culpa, hasta me planteé si estaba haciendo lo correcto pero cuando me subí en el coche y tomé la dirección contraria al aeropuerto volví a respirar……… Por primera vez………

Espacio Abierto: ¿Cómo proteger a mi bebé para que no le pase lo mismo?

Posted on Actualizado enn

¿Qué tal? Encontré esta pagina, buscando información en prevención de abusos infantiles, ya que tengo un pequeñito de 4 años, al cual amo y por supuesto quiero proteger de todo esto que muchas veces no queremos ver.

Al igual que a muchos en este blog, yo también fui abusada por dos personas en mi niñez, personas diferentes
por mi abuelo y un vecino… ¡Qué horror diran ustedes! Pues yo digo que fue una condena… al principio no sabes, es más no recuerdo cuando fue y como fue las primera vez… si fue mi abuelo materno o aquel vecino , quién?? no lo sé…. sólo tengo imágenes, recuerdos que me torturaban en mi juventud…

Hoy tengo 28 años, me casé y solo 2 personas saben lo que me sucedió: mi esposo y un ex amor que fue importante para mí. Nadie en mi familia lo sabe, mi madre menos, no quiero hacerle daño a estas alturas de mi vida, no sería justo.

Aprendí a callarme, a culparme desde que tengo razonamiento, me sentía la nada misma, cuando me acuerdo de aquello me da asco, aún me da asco y aunque aprendí a sobrellevar esto igual me siento a veces débil. Por lo mismo me formé como una persona distante , desconfiada.

Hoy en día con mi bebe es igual de traumático. No lo dejo solo con sus abuelos, con tíos, hasta con sus primos.. Intento dentro de lo posible estar siempre presente, mi esposo no me dice nada puesto que sabe lo que me ocurrió y creo que comprende mi exagerado comportamiento. También converso con mi bebe que su cuerpo es de él que nadie debe tocárselo y que si alguien lo hace que me diga, que lo amo…

Intento así prevenir cualquier acto en contra de mi niño, confieso que da pavor, miedo que algo le suceda….

Espacio Abierto: Ésta es mi historia

Posted on Actualizado enn

Hola:

Hace tiempo que quería desahogarme con este tema, en algún sitio que me entendieran, con gente que haya pasado por lo mismo que yo, porque aunque se lo cuentes y se lo expliques a la gente, nunca lo entenderán, lo intentarán sí, pero nunca se van a poder poner en mi lugar.

Aun ahora, se me hace difícil escribir lo que me sucedió durante tanto tiempo.

Mis padres se separaron cuando yo tenía unos 9 años. Él se fue con otra mujer con la que aún tengo relación, y muy buena. Cuando ella se quedó embarazada de mi hermana, él empezó a abusar de mí. Yo tendría unos 11 años más o menos.

Con el tiempo, me he dado cuenta de cuando empezó, aunque aún hoy no lo tengo muy claro.

Me fui a vivir con él cuando tenía 12 años, ya que a esa edad es cuando puedes elegir, y yo quería irme con él porque vivía con mis abuelos y mi madre, y mi relación con mi abuelo no es que fuera muy buena desde que ellos se separan.

Yo no me daba cuenta, creo que cuando te tratan con cierto “cariño” hay cosas que te parecen “normales”. Hubo un momento en el que ya no me parecía todo tan normal, cuando ella, la madre de mi hermana, se fue de casa. Al principio, cuando ella estaba en casa aun, sólo me tocaba, pero luego, cuando ella se fue, me hizo tocarle a él, me hizo hacer cosas que no puedo ni nombrar, porque me dan ASCO! No me penetró nunca con su pene, porque decía que mi “agujerito era todavía muy pequeño“… LE ODIO!!!

Hubo un día en el que se asustó, me desnudó entera, se desnudo él, me tumbó boca abajo en el sofá y se tumbó el encima mío. Hay fue el momento en el que creo que empezó a encendérseme la bombilla, porque me eché a llorar. Él rápidamente se levantó y se fue corriendo al baño, me vestí, me tranquilicé y me fui a la cocina, cuando él volvió me dijo “hija mía, yo sólo quería enseñarte lo que es la vida”. LO QUE ES LA VIDA?! creo que lo que es la vida son muchas otras cosas que el sexo, hay muchas otras cosas que el sexo, y cosas que le tienes que enseñar a un hijo a parte de sexo, pero no de esa manera…

Tanto se asustó, que llamo a mi madre para que viniera a buscarme y me llevara otra vez con ella. Un tiempo después, volví con él, pero porque volvió a estar con la madre de mi hermana y con mi hermana. En el fondo creo que fui con ellos por proteger a mi hermana. La abuela de mi hermana se vino a vivir con nosotros también. Inconscientemente me debí de alejar de él, no podía estar en la misma habitación que él mucho rato sola, y cuando mi padre y su mujer discutían, yo siempre me ponía del lado de ella, de hecho, un día él se fue de casa y yo me quede con mi hermana, su madre y su abuela. Se terminaron separando definitivamente y yo me volví a ir con mi madre y desde entonces hasta ahora lo he visto 2 ó 3 veces más, lo cual no me da pena.

Con el tiempo, unos 5 años más tarde, volví a ver a la abuela de mi hermana, y estando solas, cuando me iba a coger el bus para ir a casa de mi tía, me preguntó que si me había pasado algo con mi padre, que si había abusado de mí, porque no era normal que con 13 años yo me pusiera de parte de su hija en vez de la de mi propio padre. Con lágrimas en los ojos le dije que sí, que tenía razón, pero que no había sido cuando vivíamos todos juntos, sino cuando su hija había estado embarazada y sobre todo cuando se fue de casa con mi hermana. Me dio un abrazo y un beso, eso era lo que necesitaba.

Con 20 años empecé una relación con mi pareja actual, y desde el primer momento lo sabe, pero no porque se lo dijese yo, ni ninguna de mis amigas, porque con el tiempo, se lo fui contando a ellas antes que a mi madre y familia, sino porque le iba diciendo cosas como, “Habrá cosas que querrás que te haga, pero no sé si algún día podré” o cuando él me preguntaba por mi padre yo le decía que no quería saber nada de él, que me había hecho muchas y que ya no le podía perdonar más, que me había cansado de perdonar (esto es lo que le digo a mis abuelos y familia paterna, claro). Así que, como mi chico es muy listo, un día me preguntó y le dije que era cierto lo que él me preguntaba, y me abrazó también muy fuerte, y nos quedamos mirando el cielo estrellado, de esto ya hace casi 6 años.

Le tengo que estar muy agradecida, porque sé que tiene que ser difícil y duro el ver que la persona a la que quieres está una temporada muy bien y luego vuelve a caer. Gracias a él fui capaz de contárselo a mi tía con la que entonces vivía por causa de los estudios y a mi madre, aunque a ella no fui capaz de contárselo a la cara, lo tuve que hacer por teléfono, cosa que no cambiaría nunca, sé que para ellas también fue muy duro, que a su niña le hicieran algo así y su propio padre…. Después de decírselo a ellas me llevaron al médico y me derivaron a un psicólogo. La verdad es que no entendía porqué tenía que ir a un psicólogo, porque si después de tanto tiempo había podido sobre llevarlo yo sola, porqué no iba a poder seguir haciéndolo, pero hoy sé que fue lo mejor, porque el tiempo que estuve yendo me vino muy bien.

Mi psicóloga me estuvo explicando que no era culpa mía, que la culpa era de él, él era el adulto, y él era el que tenía que poner los límites. También me preguntó si sería capaz de sentarme con él a hablar y decirle todo lo que siento, pero no soy capaz, no puedo, cada vez que estoy bien parece que él lo huela, porque me manda un sms para rallarme la cabeza con que le perdone, que tenemos que hablar, que ya ha pasado mucho tiempo… pero ni puedo ni quiero. A veces me dan ganas de mandarle un sms y decirle que me deje en paz, que no quiero saber nada de él, ni bueno ni malo, que no quiero nada de él, que para mi hace muchos años que murió… pero tampoco soy capaz.

Gracias por dejar este espacio para poder desahogarnos las personas que hemos pasado por todo esto, y OJALA NO PASASE NUNCA! porque esto es arrebatar la infancia de unas personas que no se lo merecen, hacerlas crecer rápido y no a su propio ritmo, porque si no nos hubiesen hecho esto, ¿Cómo habríamos sido?

Espacio Abierto: El abuso y la familia

Posted on Actualizado enn

Muchas veces las dificultades para superar el trauma causado por el abuso tiene más que ver con las exigencias sociales con respecto a los grupos familiares, que en estos casos, actúan más como una secta que como personas que aman a los suyos.

Oigo muy a menudo decir cosas como que “por amor a mi familia estoy sufriendo” “no les digo nada por amor” “a pesar del amor que les tengo he decidido poner distancias entre ellos y yo.

Yo discrepo en eso, porque creo que nos hace mucho daño: Por un lado, ese amor es falso, porque es obligado. Desde niños nos enseñan que “hay que amar a la familia”, sin embargo, en muchos casos no nos enseñan ese amor, sino que sólo nos lo imponen. Se puede dar el caso de un niño o niña que esté sufriendo malos tratos por parte de un miembro de la familia. Normalmente el resto del clan familiar va a mirar para otro lado y van a seguir imponiendo la exigencia del “amor a toda costa”.

Veamos otro ejemplo más común: Un niño o niña que no sufren malos tratos pero cuyos padres, o abuelos, o hermanos, le caen mal, le parecen retrasados en su manera de pensar, no le gustan o siente rechazo por ellos, por la razón que sea. Ese niño o niña nunca va a poder decir en voz alta que su familiar le cae mal, porque la exigencia social que nos impone amar a nuestro clan se lo prohíbe. Así, seguirá diciendo siempre que ama a los suyos, aunque sea mentira.

Esto puede causar graves conflictos internos a la persona. Para empezar se está mintiendo a sí misma cuando dice que ama, y está mintiendo a los demás también. Su raciocinio, su emocionalidad, su cognición, le dicen que no, pero su apariencia externa tiene que decir que sí.

Por supuesto esto pasa en todas las familias, pero en el caso de familias con malos tratos o abusos, estos conflictos se agudizan mucho más, y pueden llevar a la víctima a un sufrimiento indescriptible, de por vida.

Para que una persona pueda reponerse y superar los abusos del tipo que sean, tiene que admitir para sí misma cuáles son sus sentimientos auténticos para con sus familiares y su entorno cercano. Mientras la víctima siga diciendo “quiero a mi padre a pesar de lo que me hizo” no se podrá eliminar el trauma.

Así, el ejercicio más útil para empezar a sanar será poner a cada uno en su lugar. Por ejemplo:

“Papá me violaba, no puedo quererle. Me gustaría pero no puedo. Tengo sentimientos encontrados con respecto a él, entre ellos pánico, pero no siento amor, todavía no”

“Mamá sabía lo que estaba pasando pero miraba para otro lado. Todavía la odio por eso, la he odiado siempre, no siento amor por ella. Todavía no”

“Mi hermano (abuelo, profe, primo, etc.…) me hizo cosas horribles y todos le consentían. No siento ningún aprecio por él y no quiero volver a verle.”

Sólo  ceder ante los verdaderos sentimientos que tenemos hacia las personas que nos hicieron daño, y reconocerlo en lo más íntimo, ya nos libera y nos devuelve parte de la fortaleza perdida. Rompemos la cadena que nos ata a la obligación de querer a pesar de todo, y nos da la oportunidad de empezar a querer de manera espontánea y auténtica, si así lo sentimos algún día. Y si no, no.

No se trata de odiar a los que nos hicieron mal, se trata de escapar de su influencia, para poder reponernos. Se trata de empezar de nuevo con unos valores y creencias propias, con unas emociones recompuestas y en orden, con las cosas claras y con cada uno en su lugar.

Espacio Abierto: El Reencuentro

Posted on Actualizado enn

Después de un mes voy a ver a mi madre, una semana antes del viaje empiezan las pesadillas, me voy sintiendo “extraña”, revuelta, contrariada….ir al domicilio familiar siempre es motivo de inquietud.

Amanezco y me cuentan que tenemos comida familiar, un nudo se apodera de mi estómago y me pregunto por qué? Se acerca la hora y llega la familia, incluido mi tío, él abusó de mí, el nudo en mi estómago se traslada a mi garganta y siento ganas de gritar, de llorar, de desaparecer.

Su mirada lasciva me desgarra, me deja en un estado de indefensión, casi paralizada lo único que deseo es evadirme. Intento mantener la calma y me voy a dar un paseo, el aire fresco y la brisa del mar me traen de vuelta a mi mundo, un mundo que está muy lejos de mi infancia, del domicilio familar y del entorno donde crecí….y pienso que el precio ha sido tan alto….

Regreso y ya se han ido, vuelvo a respirar ampliamente…..mas tarde llega mi hermano, él también abusó de mí……

Siento tanto dolor que casi estoy anestesiada, y me pregunto por qué estoy ahí, hasta cuando seguir exponiéndome…. me siento insignificante, pequeña, indefensa, siento miedo, rabia, impotencia…esta vez no consigo mantener la calma….. me dirijo a la cocina y me sirvo una copa, mi único deseo: desaparecer……